jueves, noviembre 23, 2006

 

"Cleavages" mexicanos

Si, como decíamos en la entrada anterior, el sistema de partidos de una democracia tiende a representar fielmente cuales son los principales "cleavages" de la sociedad, también puede hacerse el razonamiento contrario, y intentar identificar esos "cleavages" a partir del sistema de partidos.

Según esto, ¿qué justifica la existencia de tres grandes partidos en México? Para que existan tres partidos, al menos deben existir dos grandes "cleavages" (ya que cada "cleavage" divide a la sociedad en dos partes, como mucho).

El primer "cleavage" es obvio, y es común a muchas sociedades. Se trata de la división entre privilegiados y no privilegiados, o lo que es lo mismo, entre quienes están interesados en mantener el "statu quo" y quienes desean cambiarlo. Puede verse también como división entre conservadores y progresistas, o entre derecha e izquierda, aunque estos últimos términos en ocasiones sean bastante engañosos (existen "izquierdas" muy conservadores, como podrían ser los sindicatos de clase, igual que existen "derechas" muy progresistas, como serían los partidos ultraliberales centroeuropeos). Muchas cuestiones políticas se polarizan alrededor de este cleavage ("los cleavages tienden a alinearse" sería un principio fundamental del "cleavage dynamics"), tales como la confesionalidad o laicismo del estado, las cuestiones de derechos civiles, las cuestiones fiscales, etc.

Este "cleavage" separa claramente al PAN del PRD o de Alternativa, mientras que otros partidos, especialmente el PRI, no son fácilmente encajables en este esquema. Debe existir, por lo tanto, otro gran "cleavage" que lo explique.

Ese "cleavage" adicional es, por supuesto, la relación con el pasado político mexicano. Las convicciones democráticas y el estado de derecho frente a la resignación con el sistema político basado en la simulación y los intereses particulares. La responsabilidad política frente al populismo. O, dicho en términos quizá excesivos pero muy gráficos, el futuro frente al pasado. Nuevamente, muchas cuestiones se polarizan respecto a este cleavage, como son las reformas políticas y administrativas o el funcionamiento de los monopolios estatales.

Este cleavage separa al PRI de otros partidos como el PAN o Alternativa, y en este caso quien queda poco definido es el PRD.

Y aquí surge la reflexión interesante. Si, como decimos, la tendencia natural de los "cleavages" es a alinearse, ¿cómo se alinearán en México los cleavages "conservador/progresista" y "demócrata/no demócrata"? ¿La evolución será a "conservador y demócrata/progresista y no demócrata" o a "conservador y no demócrata/progresista y demócrata"? ¿O quizá nunca se alineen los cleavages y simplemente uno de ellos, el segundo, acabe desapareciendo? La respuesta no es sencilla, y de ella depende el panorama político de las próximas décadas. Lamentablemente los últimos acontecimientos políticos van claramente en la dirección de alinear "progresista" con "no demócrata" (tal como comentaba en el post sobre el simulacro de juramento de AMLO), lo que al final se traducirá en un plus de legitimidad muy grande para el PAN, y en que quien quiera votar "modernización política" no tenga más remedio que votar "conservadurismo".

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home